Trastornos de Personalidad/Tastorno Límite de Personalidad

La personalidad es un conjunto de rasgos y cualidades que configuran la manera de ser de una persona y la diferencian de las demás. También la manera de ver el mundo, las conductas, los pensamientos y los sentimientos constituyen elementos integrantes de la personalidad.

En la formación de la personalidad intervienen tanto el temperamento como el carácter:

TEMPERAMENTO

Innato:

Constitución heredada

Dimensión biológica

Origen genético:

No modificable

No puede ser cambiado por los actos

CARÁCTER

Adquirido:

Constitución + Hábito Aprendidos: educativos y relacionales

Dimensión biológica + Social

Origen:

Genético + Aprendido

Susceptible de ser modificado por lo actos (conducta modificable mediante la Educación en su Contexto Social)

Carácter + Temperamento + Hábitos Aprendidos + Comportamiento = PERSONALIDAD

 

El Trastorno de Personalidad (TP), en general, se caracteriza por ser un patrón rígido y desadaptativo de relación, percepción, comportamiento y pensamiento, lo suficientemente serio como para causar angustia, así como para impedir que quien lo padezca se relacione plenamente con el medio. Se define como experiencias y comportamientos que difieren de las normas sociales y expectativas.

Este patrón se manifiesta en dos (o más) de las siguientes áreas:

  • Cognición

  • Relaciones interpersonales

  • Control de impulsos

El TP no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) u otra afección médica (p. ej., un traumatismo craneal), ni tampoco como consecuencia de otro trastorno mental.

Según el DSM-V ( Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), la definición del trastorno de la personalidad engloba las siguientes características:

  • Rasgos de personalidad muy acusados, inflexibles y desadaptivos

  • Experiencia interna y comportamiento que se desvía marcadamente de lo esperado según el entorno cultural

  • Inicio en adolescencia o al principio de la edad adulta

  • Estable a lo largo del tiempo

  • Malestar subjetivo y deterioro en funcionamiento laboral, social u otras áreas importantes.

Además, los agrupa en clúster, por las similitudes de sus características, de la siguiente manera:

CLUSTER C

CLUSTER A

CLUSTER B

CARÁCTER

Paranoide

CARÁCTER

Esquizoide

CARÁCTER

Esquizotípico

CARÁCTER

Antisocial

CARÁCTER

Límite/emocionalmente inestable

CARÁCTER

Histriónico

CARÁCTER

Evitación

CARÁCTER

Dependencia

CARÁCTER

Obsesivo-compulsivo

Narcisista

El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), es el TP de mayor prevalencia (entre el 2 y el 4% de la población), es el que más recursos consume y el que más atención necesita debido a su gravedad.

Las personas con TLP tienen grandes dificultades para adaptarse a las tensiones normales que genera la vida cotidiana. Debido a su alto nivel de vulnerabilidad emocional evitan experimentar las emociones dolorosas, de esa forma no manejan el malestar y desarrollan un estilo de vida no consciente totalmente perjudicial para el individuo y para su entorno. La enfermedad puede llevar a las personas que lo padecen a la exclusión social y con ello a un empeoramiento de la enfermedad, convirtiéndose en un círculo del que es muy difícil salir. Sus características son:

  • Malestar subjetivo y deterioro en funcionamiento laboral, social u otras áreas importantes.

  • Inestabilidad emocional

  • Impulsividad (atracones de comida, adicciones, compras compulsivas…)

  • Autoagresiones, tentativas de suicidio

  • Ansiedad e irritabilidad

  • Cambios frecuentes de estados de ánimo, Ira incontrolada

  • Vivir en el “todo o nada”

  • Inconstancia en estudios o trabajo

  • Alteraciones del sueño

  • Intolerancia a la frustración

MITOS


Según Dolores Mosquera (www.intra-tp.com): La descripción del TLP suele ser tan negativa que las personas diagnosticadas, con frecuencia se sienten etiquetadas y llegan a pensar que son casos perdidos, que hagan lo que hagan, su situación no podrá cambiar. Esto lleva a la desesperanza, que es uno de los factores de riesgo para un mal pronóstico.

Es muy importante tener en cuenta que el TLP y la persona que lo padece no es lo mismo. El Trastorno Límite de Personalidad es algo que la persona tiene no algo que es. No obstante, cuando se vive con una persona con TLP puede ser difícil separar el trastorno de la persona que lo padece, a pesar de saber que no es lo mismo.

MITO

1) No tiene tratamiento

REALIDAD

1) Se dispone de tratamientos que han mostrado su eficacia científicamente. Desde el tratamiento farmacológico hasta el rehabilitador, pasando por el psicológico. El tratamiento farmacológico trata de disminuir algunos síntomas como la angustia y la impulsividad y mejorar el estado de ánimo.

El tratamiento psicológico trabaja sobre el manejo de síntomas,  la mejora en habilidades interpersonales... Se trabaja también a nivel familiar para mejorar las dinámicas y los conflictos y relaciones que pueda haber desde el apego y la afectividad. 

2) Hay que poner límites

2) No sólo a los pacientes con TLP hay que ponerles límites. Todos los niños y adolescentes necesitan aprender a poner límites.

No podemos olvidar la diferencia entre límites y normas. Los límites ayudan a crear nuestra identidad, nos ayudan a diferenciarnos, a protegernos y cuidarnos. Las normas muchas veces vienen impuestas por la sociedad, por la familia, por la escuela y son iguales para todos.

3) No hacen cosas porque no quieren

3) La realidad es que el TLP es un trastorno y como tal implica una serie de dificultades para los pacientes que lo padecen. No es que no tengan voluntad o ganas. No hacen o avanzan por que no se sienten válidos, capaces o seguros. No podemos negar el trastorno, tenemos que trabajar las dificultades y para ello es necesario identificarlas. Se debe trabajar con la imagen que cada uno tiene de sí mismo en relación a la capacidad y valía.

4) Es para toda la vida

4) Al igual que otras enfermedades no conforman nuestro ser, este trastorno mental tampoco.  Estos pacientes no son TLP, sino que TIENEN TLP. Es importante esta diferencia porque implica y supone mucho en el tratamiento y en el avance y evolución del mismo.

5) Las personas con TLP se autolesionan para llamar la atención

5) Las personas con trastorno límite de personalidad se autolesionan como forma de autorregularse, de expresar sus emociones o incluso como forma de autocastigo. En muchas ocasiones con estas conductas buscan ayuda, comprensión y apoyo de sus seres más cercanos, no quieren llamar la atención de una manera desmesurada como en muchas ocasiones se piensa.

6) Son personas peligrosas

6) Los rasgos impulsivos e incluso el hecho de que sientan emociones muy intensamente, puede hacer pensar que son personas impredecibles y generar cierto desconcierto en el otro, pero esto está lejos de significar que son peligrosos. Esta intensidad emocional les hace más peligrosos para ellos mismos que para el resto. Han aprendido una forma de relacionarse, comportarse y autorregularse a través de su historia que puede resultar llamativa y sobretodo poco efectiva, ya que no han desarrollado recursos de autocontrol.

7) EL TLP es un cajón de sastre

7) Si bien es cierto que comparte algunos síntomas con otros trastornos mentales como pueden ser los trastornos disociativos o trastornos relacionados con algún tipo de trauma e incluso con otros trastornos de personalidad, el TLP sólo debe diagnosticarse cuando se cumplen los criterios diagnósticos y se ha hecho un buen diagnóstico diferencial a través de evaluaciones y estudios de personalidad completos. -- (Dr. José Luis Carrasco Perera, Catedrático de Psiquiatría y de Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid)

8) Son manipuladores

8) Porqué nos sentimos manipulados? cuando no podemos evitar que alguien que nos importa sufra – porque no está en nuestro poder hacerlo- esto causa sufrimiento en nosotros y para detener nuestro sufrimiento tendemos a culpar a nuestro ser querido, a sentirnos manipulados por él. --  Paula José Quintero psicóloga, Publicación en Psyciencia

Asociación de Ayuda e Investigación de los Trastornos de Personalidad en Cartagena, Comarca y Mar Menor
Calle Carlos III, 52 – 5º F 30203 Cartagena (Murcia) España

¡Subscríbete a nuestro boletín!

Teléfono: 868 09 02 72 / 687 09 22 89

Email: tpcartagena@gmail.com

  • Facebook
  • Twitter
  • 1161954-128_edited

HORARIO

LUNES de 9 a 14 h y de 16:30 a 20 h

MARTES  de 9 a 14 h y de 16:00 a 20 h
MIÉRCOLES de 9 a 14 h y de 15:30 a 18:00 h
JUEVES de 9 a 14 h y de 15:30 a 18:00 h
VIERNES de 9:30 a 14 h

© 2020 de TP CARTAGENA MM.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now